¿Qué son las pruebas de la visión?

Las pruebas de la visión se diferencian de un control de la visión porque comprenden un conjunto de estudios más integrales, son realizadas por un profesional de la salud visual en un ambiente de consultorio controlado y requieren el uso de equipos de evaluación más específicos.

A menudo realizadas con la aplicación de gotas oculares que ayudan a "agrandar" (dilatar) las pupilas, estas pruebas incluyen la evaluación de la visión a varias distancias, la evaluación de la visión periférica y una serie de procedimientos que permiten revisar las estructuras del ojo y detectar evidencias de enfermedades o problemas oculares, como degeneración macular por edad glaucoma, cataratas o diabetes.

Muchas de las afecciones y enfermedades que no se detectan en un control, se pueden descubrir mediante la atenta observación por parte del profesional en una prueba de visión. Únicamente el profesional de la salud visual puede darle el tratamiento necesario para mejorar su visión y proteger sus ojos, desde una prescripción de lentes correctivos, hasta medicamentos y una amplia variedad de opciones quirúrgicas ahora disponibles para personas con problemas oculares.

Tipos de pruebas de la visión

En general, las pruebas de la visión implican el uso de equipos y procedimientos que miden o calculan la capacidad visual, o que estudian de cerca estructuras específicas del ojo.

  • Prueba de la agudeza visual: La tabla de Snellen (la tabla con la E en la parte superior) se usa para evaluar la agudeza visual o “claridad” de cada ojo a una distancia determinada. Una tabla de mano más pequeña se usa para evaluar la visión cercana.
  • Prueba del campo visual: Es una prueba manual o automática que mide la calidad de la visión lateral (visión periférica). Este tipo de prueba, por lo general, implica cubrirse un ojo y enfocar el otro en un punto fijo al frente, mientras describe lo que puede ver en la "periferia" de la visión.
  • Prueba de tapado: Al pedirle que focalice la mirada en un objeto distante en la sala y luego al tapar cada ojo de manera alternativa, el profesional de la salud visual puede ver si sus ojos trabajan juntos o si deben reenfocarse levemente.
  • Prueba de daltonismo: con una serie de puntos multicolores dispuestos en un círculo, la prueba de daltonismo "oculta" números dentro de un patrón general de puntos. Estos números aparecerán como números coloreados para cualquier persona, salvo para quienes padezcan de varios grados de daltonismo, que es la incapacidad de percibir algunos colores o combinaciones de colores.
  • Prueba de refracción: las anomalías o alteraciones de la refracción, como la miopía o hipermetropía son los problemas oculares más comunes. Esta prueba de visión permite determinar la potencia que deben tener los anteojos de prescripción para que pueda ver con claridad, en función de cómo reaccionan sus ojos mientras se usa el equipo de evaluación.
  • Los forópteros son instrumentos que le permiten al profesional de la salud visual “cambiar” lentes durante el examen, para determinar si su foco mejora o empeora.
  • Los autorrefractores son instrumentos que comprueban automáticamente la potencia necesaria de los lentes para enfocar con claridad las imágenes en su retina y, de esta forma, mejorar su visión.
  • Prueba de lámpara de hendidura: Este equipo de evaluación combina un simple soporte para el mentón con una fuente de luz. Esta fuente produce un "haz” de luz para estudiar en detalle el ojo. Su profesional de la salud visual (con la ayuda de lentes especiales) puede ver la estructura interna del ojo y diagnosticar enfermedades o problemas potenciales.
  • Oftalmoscopio: este es un dispositivo pequeño de mano que se usa para examinar el interior del ojo. La luz permite ver estructuras, como la retina y el nervio óptico.
  • Retinoscopio: este instrumento proyecta una luz en el interior del ojo. Se mide el ángulo de reflexión en la retina y se determina qué tan distante puede estar o no su visión.
  • Prueba de tonometría (glaucoma): Hay dos tipos de pruebas de glaucoma; ambas tienen el objetivo de medir la presión interna del ojo. El aumento de la presión ocular es un síntoma de advertencia de glaucoma, una serie de enfermedades oculares que dañan el nervio óptico y, por lo tanto, limitan la visión y a veces causan ceguera.
  • Prueba de soplido ocular: se proyecta una luz en el ojo, mientras un suave soplido de aire recorre toda la superficie del ojo. Un instrumento especial mide la resistencia del ojo al soplido y luego calcula la presión ocular interna.
  • Prueba de rozamiento: con un equipo denominado tonómetro de aplanación, una sonda especial roza suavemente la superficie del ojo para medir la presión ocular interna. Es posible que el profesional de la salud visual adormezca el ojo antes de realizar esta prueba.
  • Prueba de dilatación: a veces el profesional de la salud visual usará gotas especiales para “agrandar” (dilatar) la pupila para que entre al ojo la mayor cantidad de luz posible. Con lentes de aumento especiales y otros equipos de evaluación, el profesional de la salud visual puede diagnosticar varios problemas oculares y ver las estructuras internas que indican la presencia de enfermedades.

Esta prueba de la visión es completa e indolora, aunque a veces puede sentirse una molestia momentánea en la exposición directa a rayos de luz debido a la dilatación de pupilas. Nuevas tecnologías, como Optomap, pueden usarse en lugar de la dilatación, según las pruebas de visión que especifique el profesional de la salud visual.

¿Con qué frecuencia se debe realizar una prueba de la visión?

Como regla general, se recomienda hacer un examen ocular y una prueba de la visión integral al menos cada dos años. Esto incluye especialmente a niños menores de cinco años, porque es probable que no comprendan que tienen un problema de visión hasta no hacerse una prueba profesional. Además, como la visión puede cambiar rápidamente durante la infancia, las pruebas periódicas son una forma rápida y efectiva de adaptarse a esos cambios.

La información de esta sección se presenta únicamente con fines de referencia. No se pretende dar consejos médicos, diagnosticar ni recetar tratamientos específicos. Si tiene preguntas o inquietudes sobre su visión, salud visual o posibles problemas oculares consulte a un profesional de la salud visual.

Agradecemos especialmente a los institutos National Eye Institute (NEI, por sus siglas en inglés), National Institutes of Health (NIH, por sus siglas en inglés), por el material que aportaron en la creación de este sitio Web. Visite el sitio Web de NEI/NIH

Transitions® y usted.

Vea lo mejor de la vida™ con los lentes Transitions®, la marca más recomendada en el mundo de lentes adaptables de prescripción.

Conozca más

Ir a la guía.

Lo ayudaremos a encontrar los anteojos adecuados para usted. Simplemente, responda las preguntas sobre usted y sus necesidades.

Iniciar la guía

Transitions® y usted.

Vea lo mejor de la vida™ con los lentes Transitions®, la marca más recomendada en el mundo de lentes adaptables de prescripción.

Conozca más